La brujería: existe...?

Han llegado a mi correo electrónico muchas peticiones para que yo hable acerca de la brujería y sus alcances; la mayoría hace la pregunta que da nombre a este artículo. Dando una respuesta inicial podemos decir que sí, sí existe la brujería, y si bien en todas las épocas ha habido practicantes, a pesar de que estamos en una era ?científica?, aún persiste su uso. Pero, en realidad surte efecto la brujería? A responder esta pregunta dedicaré este artículo, esperando saciar, al menos en parte, el deseo de conocimiento que todos mis lectores tienen.

La brujería es el uso popular de la llamada Alta Magia, la cual es, en términos generales, la Magia ?científica?, es la magia basada en milenios de estudio, conocimientos sucedidos de generación en generación, por personas que han dedicado toda su vida a preservarlos y a practicarlos. Ahora bien, la magia es un conjunto de acciones meramente espirituales (ritos, sacrificios, oraciones, invocaciones, etc.) que pretenden controlar algo, sin ejercer la acción directamente sobre lo que se quiere manejar.

Sin embargo, estas acciones tienen verdadero efecto? Esto es, por ejemplo, que si una persona quiere causarle daño a otra por medio de magia o brujería, el daño será real? Realmente la persona padecerá problemas causados por la magia realizada en su contra? Podemos decir que sí, en realidad he tratado casos donde hay personas que tienen problemas provocados por brujería, aunque la mayoría de los casos no es así, aunque la persona insista en lo contrario, esa mayoría es presa fácil de la charlatanería y lo único que está buscando es no hacerse cargo de sus responsabilidades, echándole la culpa a malos espíritus y personas que supuestamente la colocaron en alfileres y tierra de panteón. Por ello a la brujería que realmente ocurre por los trabajos espirituales se le llama: Magia Efectiva. En contraposición al conjunto de ritos que sólo motivan a la persona a creer que ocurrió una transformación, a esta se le podría llamar Magia Sugestiva.

De la afirmación: sí es posible que haga efecto la brujería, nos surge otra duda: cómo ocurre esto? En realidad es más fácil hacerlo que explicarlo, de ahí que nuestros queridos chamanes descendientes del mundo prehispánico no sepan a ciencia cierta por qué ocurren los cambios después de un trabajo espiritual. Brevemente y cometiendo errores de explicación por la brevedad de este artículo, diré que los efectos de la magia y la brujería es debido al manejo de las facultades del cuerpo astral. Como bien sabemos tenemos 3 cuerpos: el cuerpo físico, que todos vemos; el cuerpo espiritual, que es el resultado de la materialización de nuestra alma y; el cuerpo astral del que somos su doble, es el alma, para los cristianos; es la energía que nos mantiene vivos y no es visible, incluso lo que se ha llamado aura es la parte más densa, la más material que tiene el cuerpo astral. Es infinito, su limitación es el cuerpo material.
Como es mi caso, habemos personas que mediante el manejo del cuerpo material podemos manejar nuestro cuerpo astral, mejor dicho podemos dejar que nuestro cuerpo astral nos maneje por completo. 

Muchos lo hacen sin saberlo, por ejemplo mueven cosas con la mirada, sobre todo cuando se enojan; o provocan accidentes a las personas que les provocan el enojo (mi madre en una ocasión estaba tan molesta con mi padre que provocó ?sin saberlo- que chocara en el momento de que ella le pedía al cielo que mi padre tuviera una lección para que dejara de beber alcohol. Fue Dios quien mandó ese accidente? No, fue la energía de mi madre que encausada de manera directa a que la energía de mi padre se densificara y fuera ?presa fácil? de las energías negativas que nos circulan. Años después yo me daría cuenta que las 3 veces que he tenido accidentes ha ¿coincidido? Con que mi madre ha estado muy enojada conmigo?)

Concluyendo: la brujería y la magia es posible gracias a que nuestro cuerpo astral aplica una carga de energía específica sobre el cuerpo astral de otra persona. Para pulir estos datos recordemos que somos sólo unidad, que la mente material del ser humano es la que nos cataloga como individuos para poder comprender y manejar el mundo material. Al ser sólo unidad, todos formamos parte del todo por lo que creemos estar conectados (es como decir que nuestro corazón está conectado al páncreas, cuando en realidad forman parte de la misma célula: el cuerpo humano, sin el uno no existe el otro, siendo recíproco.) Por ser la unidad, la energía viaja en lo que nuestros ojos aparece como vacío. De esta manera existe también la telepatía o los mensajes a días futuros. Es pertinente aclarar ahora que al ser la misma célula enorme, cuando una persona arremete contra otra, se está agrediendo a sí misma, de ahí que algunos perciban que se ?revierte? la brujería.

Cualquier persona puede hacer magia?
NO, definitivamente NO. Para hacer magia se necesitan 3 factores básicos:
1. El conocimiento. Requerimos saber hacer magia, para poder actuar de tal manera que las repercusiones no sean negativas, sino positivas. De cualquier forma se ha de ?revertir? la magia, lo más importante que debe saber alguien que haga brujería, es enfocar ?el retroceso? de tal manera que no salga dañada. De ahí que brujos tengan condiciones pésimas de vida, ya que toda la energía de retroceso (llamémosla así para poder explicarnos mejor) recae sobre ellos. En cambio la mayoría de brujos que tienen conocimientos profundos del universo, a pesar de cometer perversidades contra otras personas, no tienen problema alguno, esto es porque, ya que es imposible evitar el retroceso, lo positivisan sobre sí mismos o negativo lo enfocan sobre el que pagó por el daño cometido. El 90 por ciento de las personas que vienen a verme con problemas de brujería es porque el retroceso calló sobre ellos, librándose el brujo. De todo esto es necesario tener el conocimiento para hacer magia efectiva y sin retroceso.

2. La potestad. También sabemos que hay almas (energías) más evolucionadas que otras, ello debido a que ya han experimentado varias encarnaciones, digamos que mientras más experiencias tengamos, más conocimiento hayamos adquirido y, sobre todo, mientras mayor conciencia del universo tengamos, más evolucionaremos. Con ello mientras más evolucionados seamos, más potestad sobre el mundo material tendremos. Si mi madre ha logrado manejar su cuerpo astral al punto de provocar accidentes es debido a que es un alma muy evolucionada (sólo le faltan 1 o 2 encarnaciones para desprenderse de la necesidad de un cuerpo material). Sin potestad o con poca de ella, no podremos lograr hacer magia o brujería, de ahí que se recurra a alguna persona especializada, esta lo hace debido a que tiene potestad o consigue el auxilio de espíritus que la tengan, por lo regular son a los llamados ángeles caídos. Alguna persona con poca potestad simplemente, aunque haga las grandes recetas de los mejores magos de todos los mundos, simplemente logrará nada. Por otro lado, mientras más potestad se tenga es menos posible que surta efecto magia que busque hacer daño (magia involutiva, es la magia dedicada a causar males), contrario a que se aplique magia evolutiva (magia blanca, por decirlo en términos populares), si a alguien con potestad se le aplica magia evolutiva, su energía se incrementa y logra fácilmente sus objetivos.

3. Las condiciones. Si bien la potestad y el conocimiento son condiciones necesarias para la brujería, en este caso me refiero al momento propicio en que se ha de realizar la magia, en general las condiciones apropiadas para la magia efectiva son:
-Que el mago tenga la energía necesaria para trascender al plano astral.
-Que las energías del tiempo sean las acordes para enviar la energía.
-Que los objetos materiales sean los conductores y motivadores de las energías acordes.
-Que el objeto o persona sobre el que recaiga la acción mágica esté en un momento energético asimilatorio, para que sea motivado por la energía enviada. Sobre esto último, si el accidente que asimiló mi padre fue posible cuando tiene un grado mayor de potestad que mi madre, es debido a que en el momento que ocurrió el accidente estaba en un estado depresivo que hizo bajar su energía y debilitará, no su potestad, sino algunas de las virtudes que se adquieren con ella.

Es muy extenso el tema de la brujería y un artículo no basta para dar las explicaciones y fundamentos que la hacen posible. Sin embargo este artículo busca que la persona que lo lee tenga precaución al querer hacer algún hechizo de brujería, pero sobre todo mi intención es que recobremos la fe en el universo: todo es posible, pero está regulado. No tenemos por qué temer. El universo sólo regula el flujo y reflujo de energías, no permitiendo los excesos. 
Por último, un saludo cariñoso a todos mis visitantes de esta página y a los que asisten a mi consultorio en busca de asesorías.

Juan Carlos D. Aragón
juan17carlos17@yahoo.com.mx