NUMEROLOGÍA: COMPRENDIENDO EL MILENIO EN QUE VIVIMOS


La numerología es la ciencia sagrada por medio de la cual podemos conocer el universo en que vivimos. Los grandes iluminados, como por ejemplo Pitágoras, nos han dicho que a través de los números conocemos los designios de Dios; el Corpus Hermeticum dicta: por medio de los símbolos Dios se comunica con los hombres. Los números son símbolos. Esta ciencia milenaria nos permite ahora conocer la etapa en que vivimos: este milenio segundo es la era de lo femenino, el conocimiento, el ocultismo develado, la justicia, etc. Es lo que se ha llamado la profecía Maya, iniciando en el 2012?

Antes de analizar el milenio en cuestión, debemos recapitular acerca del milenio pasado, el cual estuvo liderado por la energía del número 1, debido a ello fue un milenio dedicado al género masculino, donde el macho tomó preponderancia, pues el 1 es el número activo, masculino, emisivo por excelencia. También fue un milenio de grandes inventos, ya que es el número de la creación; las obras de arte, si bien han aparecido en todas las épocas, en este milenio nace la idea del ?artista individual?. Un milenio de mucha individualidad y la lucha por el poder (es el macho que marca su territorio y lo defiende) por lo que es lógico que haya sido tan notoria la aparición de hombres célebres, grandes líderes que trascendieron las fechas y los países. 

Con esta pequeña introducción, ahora bien: ¿cómo será el milenio segundo?
Recordemos que el año tiene tres meses en donde existe una transición, una mezcla con el año que le sucederá, estos meses son octubre, noviembre y diciembre. Por lo que consideramos que el mes en que termina un año es septiembre (el mes 9), siendo los meses restantes una mezcla del año que termina y el año que empieza, quedando como establecido el inicio de un año el mes de enero (mes 1). Esta transición ocurre de igual manera en un milenio, a diferencia que ocurre entre los años 900?s del pasado milenio y los primeros 100 del que le sucede. De 1900 a 2100, aproximadamente, viviremos una mezcla de lo que fue el milenio pasado y lo que será el segundo milenio. Pero a partir del 2001 ya ha sucedido el inicio del milenio segundo. Los mayas notaron este cambio de era, gracias a la astrología, situando el inicio de la nueva era en el 2012, y no es ilógico numerológicamente pues el 2 dirige la energía y la determina condicionando el manejo de las otras energías numéricas, esto es, por encabezar el milenio con el número 2, será este número el que canalice el poder de las energías de los números restantes. Por otro lado, la unión del número 1 y 2 (20-1-2) forman la totalidad (el 3), esto es el inicio está acabado, se completó, así a partir de este año la influencia del número 2 será más marcada, considerando por ello los mayas, el inicio de una nueva era. Claro que los mayas no utilizaban la numerología tal y como la conocemos, ellos llegaron a la conclusión de una nueva era por la utilización de su calendario lunar sagrado, el cual tiene un importante ciclo de 52 000 años.

Después de todo este tecnicismo que espero no haya provocado pereza, podemos decir, con base al estudio de número 2 que lo encabeza, que el milenio segundo ha de ser, de manera general, de esta forma:
– Es el milenio de lo femenino (el ying).
– La mujer tomará relevancia.
– Se dejará atrás la preponderancia de la creación (sin que deje de existir, claro está) y la humanidad se dedicará en mayor grado a la asimilación.
– Ya no serán tan importantes los inventos, ahora se valorarán más los descubrimientos y el conocimiento.
– Se establecerán como valores: la voluntad popular, la diplomacia, la búsqueda de la equidad y el equilibrio, la tolerancia, la opinión del otro, la cooperación, el apoyo en el otro, la benevolencia, el trabajo en equipo.
– Las ciencias ocultas, y en general lo oculto, como también es el caso de los minerales, serán revalorados, desenfocando a la ciencia experimental (esto también es encontrado en la Era de Acuario; que por cierto, acuario es un signo femenino). 
– Surgirá la ciencia de la emoción y la intuición.
– La asimilación disminuirá la acción, así que en este último campo habrá tranquilidad y búsqueda de armonía. Si gracias al milenio primero tuvimos a grandes compositores, en este milenio la música verá su esplendor sobre todas las artes, encontrando aquí a los supragenios de la creación y ejecución musical.
– La razón como fundamento de percepción del mundo quedará atrás, ahora se empezará a sobreponer la sensibilidad, las emociones serán (como siempre lo han sido, pero ahora será de manera evidente) el impulsor y director del hombre.
– Al ser un milenio de emociones abundará la amistad, la compañía y la pareja. Aunque habrá una aversión tremenda a la soledad. Ya no se mencionarán los líderes, sino las parejas constructoras.
– Se busca ayudar a los demás, sintiendo gran culpa por el egoísmo.
– Las profesiones por excelencia serán: embajadores, diplomáticos, jueces, músicos, artistas, ocultistas, metalúrgicos, pacificadores, árbitros en general, la estadística y la contabilidad serán manejadas a diestra y siniestra, psicólogos y asesores, bailarines.
– Es el milenio en que se logrará la paciencia, la paz y la cooperación, si la raza humana no se extingue antes por sus grandes errores del número 1 (el 1 de cabeza) y con base al arduo trabajo, esperemos que ello se escriba con letras de oro en el milenio tercero como logro de la humanidad.
– Las relaciones sociales en todos los campos aumentarán, al punto de ser una sociedad ya no de individuos, sino de grupos. El grupo sobre el individuo.
– La unión de lo asimilativo y las masas explica el alto grado de consumo. De hecho habrá demasiada demanda de consumo, pero disminuirá la producción, esto da pie a los aspectos negativos de este milenio: la pugna por obtener lo deseado, el deseo de tener lo que el otro ya tiene, el miedo y la falta de confianza en sí mismo, falta de amor propio, mucha inseguridad, desconfianza, celos y obsesiones, grandes necedades, dudas, falta de proyectos, miedo a la soledad, manipulación, malicia, cursilería e hipersensibilidad, monotonía.

En fin es demasiado extenso el tema. Debiendo aclarar que mientras el número 2 se mezcla con los números que le suceden la influencia varía, pero se concentra de manera general en las características del número 2.

Debemos ser felices de estar viviendo en un milenio que logrará lo que en el milenio primero el hombre se planteó como meta: la paz, el conocimiento, la fraternidad, la lealtad. Se lee utópico, pero debemos comprender que un milenio SON MIL AÑOS por lo que una encarnación no nos bastará para verlo, un trabajo arduo de varias encarnaciones nos espera. 

Carlos Nauj (Juan Carlos D. Aragón)


Testimonios Reales