Magia para el futuro de tu vida amorosa


Desde hace siglos se han creado y practicado técnicas mágicas para determinar
la futura vida amorosa de la persona consultante.

Usualmente, se utilizaban, para ello, objetosque se podían encontrar en
cualquier casa. En otros casos involucraban plantas y algunas recaían en los
sueños.

La mayoría de estas artes menores era practicada por las mujeres, ya que, en
aquella época, su vida se circunscribía a la crianza de sus familias y era de
vital importancia para las jóvenes solteras saber con quién se casaría, si la
unión sería feliz, y cuántos hijos tendrían.

Aunque los tiempos han cambiado, muchos hombres y mujeres solteros desean
conocer como será su vida amorosa futura o la actual principalmente cuando
existe cierta duda con respecto a la fidelidad del cónyuge. De allí que aún se
practiquen estas técnicas de adivinación.

A continuación describimos algunos de estos tradicionales métodos que denota la
perenne importancia del amor en nuestras vidas.

Los sueños

Esta técnica adivinatoria amorosa consiste en la provocación de sueños
proféticos por medio del uso de herramientas o la realización de acciones
determinadas antes de dormir. El más empleado es la colocación de ciertos
objetos o plantas como el trébol de cuatro hojas, el llantén, el tulipán, la
milenrama, la margarita o el laurel debajo de la almohada.

Las preguntas sobre la futura vida amorosa deben formularse antes de quedarse
dormido y las respuestas serán reveladas en los sueños de esa noche y los días,
por excelencia para realizar este ritual son la noche de San Juan y el día de
San Valentín.

En la noche de San Juan, se debe recoger las flores o ramas pequeñas de nueve
plantas distintas (no necesariamente las enumeradas arriba). Luego se colocan
debajo de la almohada y se duerma sobre ellas. Se soñará con su futuro amor.

En cuanto al día de San Valentín, se debe obtener dos hojas de laurel. Luego se
rocía con agua de rosas y se sitúa, cruzadas una sobre la otra, debajo de su
almohada. Al acostarse por la noche, se debe decir en voz alta lo siguiente:

Buen Valentín, conmigo sé gentil, en sueños déjame ver a quien he de querer.

Esa noche se tendrá un sueño donde se podrá observar el rostro del futuro
cónyuge.

Otra técnica adivinatoria amorosa que involucra los sueños consiste en contar,
durante siete noches consecutivas, siete estrellas. Vaya a la cama. La séptima
noche se verá en sueños al hombre o mujer con quien se habrá de casar.

Con cáscaras de dos limones se puede, a través de sueños, adivinar si somos
amados. Para ello se debe poner en un trozo de tela común estas cáscaras y luego
se debe deslizar este paquete en su ropa de dormir. Si sueña a su amor
regalándole dos limones, con seguridad lo ama.

Papel

Algunas adivinaciones amorosas no dependen de los sueños en sí sino de la acción
de dormir. Se debe escribir los nombres de tres posibles cónyuges en tres trozos
de papel. Doble cada uno dos veces y colóquelos debajo de su almohada. Antes de
dormir, extraiga uno, pero no lo lea. Al despertar a la mañana siguiente, saque
otro. El papel sobrante revela la mejor elección posible.

Manzana

Existen varias técnicas que tienen como común denominador la manzana. A
continuación algunas de ellas.

Se debe cortar una manzana por la mitad. Se cuenta el número de semillas que
encuentre dentro de ella. Si es par, se anuncia el matrimonio; si es impar, no.
Si una de las semillas ha sido accidentalmente cortada por la mitad, el sendero
del romance será un tanto pedregoso.

Si se quiere saber si uno es amado, se debe arrojar dos semillas de manzana al
fuego, mientras dice en voz alta:

Si me amas, estalla y vuela; si me odias, miente y muere.

Si, al quemarse, las semillas emiten un tronido fuerte, la persona siente afecto
por usted. Si no se produce ningún sonido, no.

Otra antigua práctica involucra pararse frente a un espejo y pegar una semilla
de manzana en la frente. Se comienza de inmediato a decir el alfabeto. La letra
en la que la semilla se caiga revela la inicial de la persona. Si recorre el
alfabeto completo y la semilla no cayó, no es posible responder en este momento.

Una práctica relacionada indica que se deben nombrar dos semillas por dos
posibles cónyuges y pegarlas a la frente. Aquella que permanezca en su lugar por
más tiempo será de aquella persona que nos ama.

Hojas de albahaca

Se obtiene dos hojas frescas de albahaca una para la persona que realiza el rito
y otra por el anhelado partido. Luego, se colocan en el fuego. Si se quedan
quietas y no arden, o se queman lenta y/o silenciosamente, el amor es fuerte.
Sin embargo, si se queman rápidamente y truenan y estallan, pronto podría haber
una pelea

Paja

Encuentre una pieza de heno seco (paja). Píquelo en uno de los extremos mientras
dice, "me quiere". Pínchelo de nuevo a un lado y diga, "no me quiere". Continúe
hasta que haya picado toda la paja. La última frase revela la verdad.

Margarita

En el caso de la margarita (el cual es muy similar que el anterior) se va
arrancando un pétalo a la vez que se dice con el primero ?me quiere? y con el
segundo ?no me quiere? y así sucesivamente hasta el final. El último pétalo que
quede en la margarita revela la respuesta.

Muérdago

Esta técnica adivinatoria amorosa requiere de mucha paciencia ya que toma un año
para saber la respuesta la cual en la mayoría de los casos es bastante acertada.
Se debe guarde un poco de muérdago después de que ha sido retirado, pasada la
Navidad. Luego se debe conservar cuidadosamente todo el año. Cuando llega el
siguiente diciembre y sea tiempo de colgar otra rama, se requiere quemar el
muérdago seco del año anterior. Si se quema con una llama quieta, su futura
pareja será estable y verdadera. Si truena y escupe, tendrá mal carácter. De
igual manera, coloque muérdago seco o fresco debajo de su almohada para soñar
con su futuro amor.

La Catarina

Este insecto puede indicarle la localización de su amor. Para ello, se debe
capturar una mientras descansa en una hoja. Luego se le pide que le revele el
sitio donde está su verdadero amor. La direc­ción que tome al volar proporciona
la información solicitada.

Sin embargo, si la catarina prefiere quedarse en su dedo o mano puede contar los
puntos que decoran sus alas. Si el número es par, con certeza usted es amado; si
es impar, no.

El bulbo del amor

Se puede utilizar el bulbo de cualquier flor el cual se debe plantar en una
maceta que contenga la tierra apropiada. Se debe regar y cuidar normalmente. Si
parece crecer más rápidamente que lo usual, los signos son favorables. Siga
observándola. Si florece, su amor es recíproco. Si no, podrían surgir
dificultades amorosas más adelante.


Testimonios Reales